Tus sueños no pueden ser corrientes. Porque tú eres único y única. Tú eres la suma de cosas que solo te han pasado a ti.

Ser alguien corriente.

Eso es lo que te piden.

Que tengas un trabajo corriente.

Un atuendo corriente.

Una forma de ser corriente.

Que te alejes del asombro y la extravagancia y el escándalo.

Que formes una familia corriente.

Que hagas cosas corrientes.

Que tengas gustos corrientes.

Que veas cosas corrientes.

Que entables conversaciones corrientes sobre el tiempo atmosférico.

Que parezcas normal.

Como la mayoría.

Como todo el mundo.

Para que sea lo común aquello que marca el camino como si lo inusual no existiera y fuera válido también.

Seguir la corriente.

Eso es lo que te hacen desear para que produzcas de la manera que este sistema necesita que produzcas.

Pero tus sueños no pueden ser corrientes.

Porque tú eres único y única.

Fuente: Revista Mente Sana